Bienvenida del rector

Bienvenida del rector

“2021 – Año de homenaje al Premio Nobel Dr. César Milstein”


Estimadas y estimados integrantes de nuestra Comunidad,

Estamos ingresando en el primer cuatrimestre de este 2021, y en el tercer cuatrimestre en pandemia. Hemos sobrellevado el año pasado lo mejor que pudimos. Rápidamente pasamos de un esquema presencial a uno virtual de emergencia. Nuestros no docentes se incorporaron al teletrabajo, los docentes hicieron un aprendizaje aceleradísimo de instrumentos informáticos con los que estaban poco familiarizados. Las y los estudiantes respondieron con el equipamiento que tenían a mano, en muchas ocasiones tan solo con su celular. En el camino nos quedaron aquellas asignaturas o partes de la mismas que consistían en prácticas, y que significaron un 6% del total.

Con los meses nos fuimos amoldando. Buscar pequeños alivios en el financiamiento virtual de las clases. Preocupación gubernamental para mejorar las condiciones de conectividad. Normas para el trabajo a distancia. Colaboración de los no docentes para tareas que si o si debían hacerse en el terreno. Y ahora se nos presenta este 2021. Los gobiernos nacionales y provincial nos alertan de un rebrote de la pandemia para los meses siguientes. La consigna pues es redoblar los cuidados, sobre todo, siendo ejemplo en nuestras familias, los vecinos, los amigos y en el trabajo.

Dentro de la Universidad, hemos aprobado la casi totalidad de los protocolos específicos que necesitamos. Comenzamos a cubrir aquel 6% que no pudimos el año pasado: las prácticas. Pues bien, respecto de ellas hacemos un doble llamado a toda la comunidad. Por un lado, respetar religiosamente los protocolos en relación a aforos, distancias y aire suficiente. Por el otro, hacer saber a las autoridades cualquier dificultad al respecto. Pensemos que la nuestra es una institución en el que la cuestión salud debe ser un ejemplo.

Por lo demás, este cuatrimestre tendremos muchas dificultades en la cantidad de estudiantes por comisión en varias de las carreras y, sobre todo, en los primeros años. Trataremos de disminuir esas dificultades en la medida que obtengamos recursos adicionales pues estamos verdaderamente tironeados entre nuestra propuesta pedagógica original, y que pretendemos mantener, y el éxito que tenemos en cuanto a la cantidad de ingresantes. En todas las asignaturas hay un trabajo constante sobre las estrategias y herramientas pedagógicas tanto para la adaptación a la virtualidad como para atenuar las complejidades producto de la masificación de la matrícula. En estos meses estamos encarando mejoras de equipamiento y edilicias, sobre todo sanitarios, que nos vayan permitiendo que, al retorno de la normalidad, nuestra institución esté en condiciones para albergar a nuestras y nuestros docentes, estudiantes y no docentes. Estamos seguros que contamos con la comprensión mayoritaria respecto de estas limitaciones, aunque, seguramente, siempre habrá quien le costará tomar más en cuenta el contexto angustioso que atravesamos.

De nuevo, quiero reiterar el orgullo que tantos voluntarios estén inscriptos y colaborando con nuestro pueblo. El resto, la mayoría de las y los integrantes de nuestra comunidad tenemos la obligación de ser ejemplo en todos aquellos espacios que ocupamos para que este verdadero azote de la humanidad sea atenuado y poder vivir nuevamente como todos merecemos.

No tenemos más que palabras de agradecimiento a todas y todos los integrantes de nuestra comunidad por su compromiso con la universidad pública, gratuita, irrestricta inclusiva e inserta y dedicada a la mejora de nuestros territorios. Arrancamos este cuatrimestre, la UNAJ sigue en pie y su comunidad dispuesta a este nuevo desafío.


Ernesto Villanueva